Principales diferencias entre los productos de limpieza

Escoger los productos de limpieza adecuados para nuestro hogar puede ser complicado cuando nos encontramos en los lineales de supermercados o grandes superficies en los que existe una gran variedad. Pero entre los productos empleados normalmente en el hogar hay algunos que pueden resultar peligrosos o tóxicos, tanto por contacto como por inhalación, y si se utilizan de manera inadecuada pueden causar efectos nocivos sobre la salud humana o sobre el medio ambiente. Por ello desde Limpiezas Rotil queremos recomendar a todos los usuarios que conozcan cada producto que usen, y cumplan los consejos del fabricante, en cuando a aplicaciones, dosificación y cuidados de manejo.

Conocer para qué sirven, o cuáles son propiedades más recomendadas es lo que os contaremos en este artículo, en el que haremos un repaso a las principales diferencias que existen entre los productos de limpieza más habituales para la limpieza del hogar entre los que destacan: limpiacristales, desengrasantes, limpiabaños o productos abrasivos.

CLASIFICACIÓN DE PRODUCTOS DE LIMPIEZA

• PRODUCTOS DETERGENTES: Existen detergentes específicos para manos y aseo personal, bien en formato de Jabón Neutro, Gel limpiador normal, incluyendo desinfectante, o de poder desengrasante para talleres, fábricas, etc. Suelen incluir aditivos que mejoran la protección y el cuidado de la piel, como lanolina, etc.
• DETERGENTES DE LAVANDERIA: Se trata de toda la gama de detergentes para lavanderías industriales, desde los productos para el prelavado, detergentes con tensioactivos, blanqueantes y suavizantes.
• LAVAVAJILLAS: Se trata de productos de limpieza para su uso exclusivo en lavavajillas industriales y domésticos, que suele usarse en combinación de 2 productos más: un abrillantador de vajillas, y un inhibidor de la formación de depósitos de Cal, que además de mejorar el lavado, protege al lavavajillas de la formación de depósitos de Cal en su interior.
• LEJIAS: Son preparados de hipoclorito de sodio, con alrededor del 3-4% de hipoclorito. Con demostradas funciones como desinfectante, fungicida y bactericida, se emplea para la limpieza de cocinas, baños, suelos, etc. Suele presentarse con aditivos que suavizan su fuerte olor, así como incluyendo detergentes que facilitan su uso profesional y doméstico.
• AMONIACO: Generalmente se vende en forma líquida, al igual que la Lejía, tiene una alta capacidad desengrasante; suele usarse tanto en limpieza de cocinas y azulejos, como de tapicerías y alfombras.
• PRODUCTOS MULTIUSO: Muy extendidos tanto en la limpieza doméstica como en la Limpieza Profesional, los productos multiuso permiten economizar tanto por la utilización del mismo producto para varias tareas, como por evitar espacio de almacenaje, más peso en los desplazamientos de los operarios, etc. Se trata normalmente de productos líquidos, con propiedades de limpieza en multisuperficies, como baldosas, cristales, espejos, cromados, aluminio e incluso maderas y muebles.
• AMBIENTADORES: Muy extendidos en la industria, los ambientadores pueden utilizarse prácticamente en todo tipo de ubicaciones, incluido asociados al proceso de la limpieza, en baños, escaleras y pasillos, hoteles y oficinas, etc. Normalmente se presentan de forma comercial en envase pulverizador, aunque también existen formatos para ambientadores automáticos, en ubicaciones fijas, baños, etc.

Existen otros productos “blancos” (es decir, ecológicos y respetuosos con la naturaleza) que podemos usar en las labores de limpieza cotidianas y que todos tenemos en casa. Por ejemplo el vinagre disuelto en agua, es un eficaz limpiacristales, así como un estupendo sustituto de los detergentes químicos, tanto para fregar los suelos de madera como los de terrazo; el limón puede convertirse en un poderoso desengrasante, o el bicarbonato sódico, cuyas propiedades desinfectantes, desatascantes o desincrustantes (para limpiar el horno es excelente) son bien conocidas.

Fuente: www.impiezasrotil.com