¿SE PUEDE FUMIGAR SI TENGO MASCOTAS EN MI CASA?

Ya sea casas o edificios, es costumbre contratar mensualmente un servicio de fumigación para eliminar o evitar el desarrollo de plagas. Sin embargo, son muchas las personas que toman la decisión de no desinsectar por miedo a que las mascotas les produzca algun daño para la salud o que corra algún tipo de riesgo. Pero, si se toman las precauciones necesarias antes y después de la aplicación de los productos, estos no ocasionan daños a quienes habitan el lugar.

DIFERENTES PRODUCTOS

Cuando se trata de controlar las plagas en el hogar, las variantes para llevar esta tarea a cabo son diversas. ¿Puedo fumigar si tengo mascotas? Hay productos de alta y de baja toxicidad. Todo lo que es fosforado (a base de DDVP, que es un plaguicida) es peligroso, mientras que todo lo que no lo es se puede utilizar y no daña al animal. Son insecticidas permitidos y se usan en pequeñas dosis. En el caso de nosotros como empresa contamos con la Certificación necesario por los organismos competentes para efectuar esta actividad de manera profesional y sin producir daño algunos, tanto en las personas como en los animales que habitan la instalación.

Comúnmente se realiza la fumigación con líquido, pero existen también otras opciones para combatir a los insectos, como un cebo alimenticio en gel para cucarachas, que tiene un mínimo riesgo de contaminación o intoxicación para personas y animales domésticos. 

En cuanto al spray contra insectos, es nocivo si se lo utiliza en altas dosis, ya que puede afectar tanto a los pulmones de los humanos como a los de las mascotas. 

CUIDADOS NECESARIOS

Si bien siempre es recomendable fumigar, también es cierto que cuando hay mascotas se deben tomar ciertos recaudos. Al igual que las personas, cada animal es distinto y reacciona de modo diferente. Es conveniente que el animal no esté cuando se fumiga, que lo saquen a pasear o que vaya a un cuarto separado, para que no lama ni aspire el producto. También hay que sacar las peceras, porque la vida de los peces corre riesgo si el agua se contamina; al igual que la de los pajaritos, que deberán ser colocados fuera del ambiente donde se fumigue.

Cuando se efectúa una desinfección rutinaria, los animales pueden volver a las dos horas. Si la fumigación es con gas −una de las más tóxicas−, son cuatro las horas de espera, porque el ambiente queda herméticamente cerrado y el producto entra en todos los rincones de la casa. También se sugiere sacar la comida y el agua de las mascotas para que no se contaminen. Al retornar, se vuelve a colocar todo en su sitio y es recomendable siempre abrir las ventanas para ventilar bien el lugar. Por último, la indicación es colocar un perfume de ambiente o un desodorante neutro en el aire.

¡ATENCIÓN!

La intoxicación se puede producir por la ingesta de productos, por la inhalación o por la absorción a través de la piel. En caso de observar en la mascota el hocico irritado, diarrea, vómitos, falta de apetito, letargo o dificultad para respirar, es recomendable acudir inmediatamente al veterinario.

Deja un comentario